Colegio  | Pagina inicial del Colegio
U.E.COLEGIO TIRSO DE MOLINA
U.E.COLEGIO TIRSO DE MOLINA


Reseña Histórica

Información General: Reseña Histórica del Instituto Aceptando el mandato de Mons. Rafael Arias Blanco para que los Padres Mercedarios crearan un colegio para varones en la ciudad de Caracas, en la zona residencial de San Bernardino, los Padres José María Fabián y Guillermo Ripoll, procedentes de Coro y Tucacas, respectivamente tuvieron la responsabilidad de realizar los tramites necesarios.

 * En el mes de septiembre, inicio del nuevo año escolar 1958-59, se abriera el nuevo colegio. * El día 4 de mayo de ese año llegaban desde España por vía marítima el M. R. P. Provincial Jaime Monzón, acompañado de los Padres Tomás Puyol, Ramón Oliva, Luis Ibarlucena y Joaquín Brumós, con el fin de atender las necesidades de personal religioso para las casas de Coro, Tucacas y Maracaibo, y muy especialmente para la nueva fundación de Caracas. Tirso de Molina Asesorados con otras ordenes religiosas que ya tenían colegios en Caracas, había que comenzar por decidir el epónimo del Colegio, buscar un inmueble que reuniera unas condiciones mínimas para funcionar como colegio y finalmente realizar los tramites oficiales para obtener el permiso correspondiente del Ministerio de Educación. Por unanimidad de todos los religiosos fue escogido el nombre de “TIRSO DE MOLINA”, seudónimo del ilustre mercedario, gran dramaturgo español del siglo de oro de la literatura española, Fray Gabriel Téllez. El encontrar un inmueble apropiado no fue difícil. En este particular la Providencia nos ayudó y a medidos del mes de mayo pudimos alquilar una quinta, tipo colonial de las pocas que quedaban en San Bernardino, con el nombre Las Palmas, ubicada en un punto estratégico al final de la Avenida Fermín Toro, en la parte norte de la Urbanización. En pocos días pudimos acondicionarla para residencia de la nueva comunidad y posteriormente para colegio. * El 25 de mayo de 1958, domingo y festividad de Pentecostés, se decretó la fundación de Caracas. En el libro de Crónicas de la Casa y Colegio Tirso de Molina se dice textualmente “25 de mayo de 1958. Se celebra la primera misa en una pequeña capilla, improvisada, de la casa que este mismo año va a funcionar como colegio bajo el nombre de “Tirso de Molina”. Celebró la santa misa el M. R. P. Provincial Fray Jaime Monzón, asistiendo los PP Guillermo Ripoll, Luis Ibarlucena y el Hermano Gregorio Prieto”. * Logrado el inmueble para el funcionamiento del colegio, el siguiente paso era conseguir la autorización del Ministerio de Educación, con fecha de 27 de mayo de 1958 se envió la comunicación que la solicitaba. En menos de un mes se recibió la contestación del Ministerio de Educación, suscrita el 18 de junio de 1958, firmada por el Director de Educación Primaria y Normal, Prof. J. M. Alfaro Zamora. * Esta comunicación equivalía a una autorización para dar comienzo al Colegio, sujeta a una supervisión por parte del Ministerio de Educación, la cual fue realizada el día 28 de noviembre de 1958 por el Supervisor Prof. Luis Salazar Briceño, certificando que el colegio reúne todos los requisitos para que funcione en las ramas de Kinder y Primaria a partir del curso escolar 1958-59. Las resoluciones respectivas de inscripción de parte del Ministerio de Educación llevan el N° 2887 de fecha 13/05/1959 para el Kinder y N° 149 de fecha 11/06/1959 para Primaria. * 15 de agosto de 1958, el P. Ignacio Ibarlucena, proveniente de la ciudad de Maracaibo, es nombrado Superior de la Comunidad. A principios del siguiente mes la Comunidad estaba formada por los siguientes religiosos el P. Ignacio Ibarlucena, Superior; el P. Benigno Sáenz Rabiza, Director; como docentes los Padres José Fernández y Joaquín Brumós, el P Guillermo Ripoll, Párroco de la nueva parroquia de San Ramón Nonato y como ayudante el Hermano Gregorio Prieto. Durante los meses de junio a septiembre la Comunidad se dedicó por entero a acondicionar el inmueble, preparar las aulas, ambientarlas, buscar el personal docente y hacer la propaganda entre los habitantes de la Urbanización, participando la apertura de un nuevo colegio para varones. * El 24 de septiembre, festividad de Nuestra Santísima Madre de La Merced, tuvo lugar la solemne inauguración del Colegio y el comienzo del primer año escolar 1958-59 con 73 alumnos, su director el P. Benigno Sáenz. * En el año 1960, después de realizarse el Capitulo Provincial en España, el P. Benigno Sáenz es nombrado superior y de nuevo toma el cargo de director, después de haber estado ausente un año. * Año tras año la matricula de los alumnos iba aumentando y la capacidad del inmueble cada día se hacía más pequeña. Se logró la compra de un terreno de unos 12.000 mts2 ,situado muy cerca del colegio. Con un proyecto ambicioso el 28 de enero de 1966 se colocó la primera piedra y ya en octubre del mismo año, la primera fase estaba concluida para empezar el curso escolar. Debido a la ubicación geográfica del nuevo edificio escolar, la matricula no creció como se esperaba, lo que origino grandes dificultades económicas a causa de las deudas contraídas tanto por la adquisición del terreno como en la construcción del edificio escolar. * El P. Benigno Sáenz, en julio de 1967, presentó la renuncia a los cargos de superior y director, para incardinarse en la diócesis de Coro. Lo sustituye en los dos cargos el P. Guillermo Ripoll, Vicario Provincial, quien estuvo en el cargo hasta el mes de febrero de 1969, presentado la renuncia. Le sustituye el P. Miguel Marzo. Los año 69 y 70 fueron muy difíciles, lentamente se progresaba, apenas se cubrían gastos, a veces se necesitaba la ayuda de las demás casas de la Vicaría. La recuperación vuelve con el nuevo nombramiento del P. Guillermo Ripoll como superior y Director del Colegio en agosto de 1970. En octubre de 1971 se inicio el Ciclo Diversificado con la Mención de Ciencias, y se convierte en colegio de enseñanza mixta, con la aceptación de alumnas. En 1973 se gradúa la primera promoción de bachilleres tirsianos en Ciencias. * En 1972 se celebró un contrato con la Facultad de Humanidades de la UCV para el uso de las instalaciones en horas de la tarde y la noche. Como el problema económico subsistía y la situación era difícil, en 1974 se vendió una parte del terreno (4.000 mts2 ) y el edificio en 1966 a la UCV. Con este aporte se cancelaron las hipotecas y las deudas que existían, quedando un remanente para una futura construcción. Los religiosos de la Vicaria, recordando los momentos difíciles en la comunidad de San Bernardino, tenían la gran duda: dejar el Colegio Tirso de Molina y vender el terreno que quedaba o lanzarse en un proyecto más sencillo, ubicado en los 8.000 mt2 de terreno que quedaba. Con la presencia del M. R. P. Provincial, Fray Juan Devesa Blanco se reunió la Asamblea de todos los religiosos mercedarios residentes en Venezuela el día 9 de abril de 1975. El punto a tratar: Construir el nuevo Colegio o desistir de su construcción. La votación definitiva quedó así: 8 votos a favor, 5 en contra y 2 en blanco. Con este resultado la comunidad del Tirso de Molina procedió al comienzo de las obras del nievo edificio escolar, ubicando su entrada principal por la Avenida Cristóbal Rojas. Edificio en el cual nos encontramos actualmente. Una vez entregadas las instalaciones del colegio a la UCV, se procedió a levantar salones provisionales con estructuras prefabricadas en el campo de fútbol para dar continuidad al curso escolar 1975-76. A partir de septiembre de 1977 el Preescolar y Primaria funcionaron en las nuevas instalaciones y al año siguiente la secundaria. Terminadas las obras, se procedió a la bendición e inauguración oficial el día 23 de septiembre de 1978, presidiendo el acto el Sr. Arzobispo de Caracas, Mons. José Alí Lebrún. El edificio construido en base a tres módulos consta de 26 aulas, patios, laboratorios, salones para computación, salón audiovisual, capilla, auditorio, biblioteca y áreas administrativas y campos deportivos. En el modulo 1 fue incluida la vivienda de la Comunidad. Finalizado el Capitulo Provincial de Aragón en el año 1979, es nombrado Superior de la Comunidad el P. Ángel Tello y Director del Colegio el P. Francisco Bernardo Antón. En 1985 el P. Bernardo asume también el cargo de Superior hasta el Capítulo Provincial del año 1994, cuando es nombrado superior el P. Juan Lorenzo y Director el P. Guillermo Ripoll, quien también será nombrado superior en el trienio siguiente, ejerciendo los cargos hasta el día de hoy. Para complementar la educación de secundaria, en el año 1998, se amplió la enseñanza con la mención de Bachiller en Humanidades.